Diario de Patagonia

Diario de Patagonia

Travel

Día 1 (jueves 2)

Cuatro vuelos y 30 horas más tarde de salir de Sudáfrica llego finalmente al fin del mundo, Ushuaia. Me siento emocionada de estar aquí. Desde el avión se ven las montañas nevadas, ¡vaya diferencia de donde vengo a donde voy! Todavía después de tantos años viajando me quedo asombrada de que en unas horas puedas pasar de una punta del mundo a otra, cambiando paisajes, franjas horarias, costumbres …

Ushuaia es una ciudad muy pequeña, claramente sin un plan de urbanismo y muy turística. Llego al aeropuerto y me embarco en un remis (taxi privado) que me lleva a casa de Javier, este airbnb será mi hogar por dos días. Javier es un tío super bonachón y con un plan que os dejará boquiabiertos. Se va de viaje en su furgoneta desde Ushuaia a Alaska ¡Qué reto más chulo!

Después de asentarme un poco en mi habitación me fui con Javier al centro de la ciudad. Allí recorrí varias compañías de navegación y me embarqué en una excursión por el canal Beagle. Es el canal que va del Oceano Pacífico al Océano Atlántoco por medio de las montañas chilenas y argentinas. Una de las tres conexiones naturales que permiten navegar de un lado al otro del sur del continenete americano. Las otras son el estrecho de Magallanes y el pasaje Drake, este último emplazado entre Sudamérica y la Antártida. El paisaje en el canal Beagle es IMPRESIONANTE. Las colonias de cormoranes, unos pájaros que se parecen mucho a los pingüinos, los leones marinos y otros animalillos se pueden ver a lo largo de las islas rocosas por las que pasamos. De nuevo yo era la única persona que iba sola, ya me voy acpstumbrando a ello, y eso me permite hablar con todo el que quiera o con nadie depende del momento.

Los primeros habitantes de esta preciosa región y sus ancestros vivieron aquí al menos unos 16000 años. Los yámanas se movian en canoas, se dedicaban a la pesca y vivían desnudos. Conocían a la perfección su tierra, Patagonia Sur, tanto Argentina como Chile. Lo que no esperaban era que en el siglo XIX llegaría el inicio del fin de su existencia. ¿Por qué? Pues por la ocupación europea. Y esto me recuerda tanto a lo que os conté sobre los Bushmen y la Tribu San en África… Realmente los colonos europeos han causado la desaparición de tantas tribus y pueblos indígenas que me resulta vergonzoso. Todas estas tribus no eran territoriales, cuando el hombre blanco llegó se abrieron a compartir la tierra con ellos ya que no consideraban que la tierra pudiese pertenecer a nadie en exclusiva. A cada paso del camino entiendo el daño que la sociedad industrial ha hecho y sigue haciendo al mundo… Os dejo con esa reflexión.

Día 2 (viernes 3)

¡Hoy me siento super recuperada! Qué gran placer es dormir en una buena cama.

El parque de Tierra del Fuego fue el objetivo del día. Caminata en senderos en plena naturaleza pasando por playas de piedras negras y aguas gélidas, bosques frondosos sobre suelo volcánico, lagunas en lo que hace miles de años eran glaciares. Alucinante. Y el lago que se ha convertido en mi sitio favorito en Ushuaia, el lago Acigami del que tenéis un video en Instagram. Podría quedarme allí sentada todo el día.

Cuando llegué a casa después de mi caminata de 5 horas estaba tan cansada como feliz. Javier me regaló una velada de cerveza, pica-pica y buena conversación. Afuera llovía muchísimo. En su casa se estaba tan calentito que entendí el encanto de vivir en una zona de montaña y frío.

Dia 3 (sábado 4)

Me he levantado y al abrir la cortina me encontré con la magia de la nieve.¡Hace tres días estaba en la playa! Son sensaciones inmensas las de ser testigo del mundo viajando de un sitio a otro del globo. Hace pocos días el sol se ponía a las 18h de la tarde, hoy y aquí no se acuesta hasta las 21h. Me parece que estoy en pleno verano en Galicia.

Hoy es día de viaje, me voy de Ushuaia con destino Puerto Natales en Chile. 800 kilómetros rodeando montañas nevadas y lagos, 13 horas de viaje en autobús que se han hecho muy llevaderas hablando con mis compis de viaje, todos ellos holandeses , divertidos y habladores. La ruta de Patagonia es tan universal que te encuentras a muchísima gente que va a los mismos puntos que tú con la que compartir experiencias y consejos.

Dia 4 (domingo 5)

Estoy contenta, y me siento muy libre. Hay una gran diferencia con respecto al viaje en África y es que aquí puedo decidir a donde ir de un día para otro. Y eso es un reto y una enseñanza para mí, el dejarme ir, sin controlar cada detalle del día siguiente. Se me hizo muy raro al principio, ahora me sonrío a mí misma pensando “¿y ahora a dónde vamos pequeña?”

En mi paseo por la ciudad de Puerto Natales llego hasta el muelle viejo. Aquí sentada al sol en un banco miro el canal, las montañas nevadas, el puente destruido y dos cisnes de cuello negro frente a mí. Soy muy afortunada de poder ver esto, parece el escenario de una película de la que soy la única espectadora.

Dia 5 (Lunes 6)

Hoy ha sido día de montaña, Torres del Paine. Es el parque natural más cotizado de toda Sudamérica y entendí el por qué. La glaciación dejó allí un conjunto de lagos de una belleza alucinante, además de glaciares y pequeños restos de lo que tuvo que ser un glaciar hace millones de años. El plato fuerte, la cadena montañosa con las tres torres que dan nombre al parque. Para los amantes de la escalada tiene que ser un buen chute de adrenalina subir esas torres. Patagonia está poblada de grandes retos para los escaladores y los amantes del senderismo. En mi caso, por presupuesto y tiempo no llego a hacer todo lo que me gustaría en Patagonia. Hay decisiones que tomar, y la mía fue visitar hoy el parque y mañana seguir camino al Calafate y al Perito Moreno. En la excursión me topé con muy buena gente, sobretodo Ana, una barcelonesa majísima con la que luego cayeron unas birras y una buena conversación. Ahora ya de vuelta al hostel y cenando tarde os digo hasta la siguiente etapa. ¡Esto promete!

REPLY COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *