Oda a Pablo

Oda a Pablo

Travel

Querido Pablo,

Aquí estoy, por fin en tu tierra. He soñado con esto desde que tu poesía me empezó a acompañar en mis años de adolescente. Tu sensibilidad y la magia que de tus versos se desprendía le hacía compañía a la María idealista y soñadora que en sus 15 años se aislaba en la escritura y la música ¿Quizás fuiste un eterno adolescente? O un niño eterno, siempre dispuesto al juego.

Aquí me encuentro, en Santiago. Me sorprende el tamaño de la ciudad, la modernidad, la “europeización”que veo en ella. ¿Donde está la esencia? ¿Por qué se empeñan en esta parte del mundo en copiar lo que hay en Europa? ¿Cuando aprenderán que lo hermoso de los lugares es verles el alma y no enterrarla entre montones de añadidos?

También me sorprende y me alivia sentir la atmósfera bohemia de los barrios más culturales. La primera vez lo sentí en el barrio de Bellavista, donde construiste tu casa. Entiendo por qué la quisiste allí, la Chascona. Al lado del cerro, presidiendo la ciudad y también alejado del ruido.

Santiago está muy vivo, lo rodea la cordillera como arropándolo y tiene en sus muchos barrios zonas en las que la naturaleza ha podido expandirse. Aquí he tenido la suerte de visitar a personas maravillosas. Montse, la peque, mi compi de trabajo en Madrid, ha encontrado aquí su reto profesional y su felicidad personal. Qué caprichoso es el destino y qué inesperado llega.Tener la oportunidad de verla y tan feliz ha sido un regalo en mi viaje. Alvaro, el peruano que le ha robado el corazón, es un tío genial, generoso y abierto, me ha hecho probar el mejor Pisco sour (el auténtico, el peruano, señores) abriendo boca antes de mi visita a la tierra de Machupicchu.

Por otro lado Verónica y su familia, familiares de mis querido Natalie y Sebas, mis amigos de Barcelona, me han enseñado la fantástica hospitalidad chilena. Antes de partir de viaje una gran amiga me dijo: “visita a todos los contactos que tus amigos te puedan dar porque en tu viaje sola estar con ellos será como estar con amigos y conocer mejor a los que ya tienes”. Sí Ana, ha sido así 🙂 Verónica en este caso me hizo un regalo precioso, sentirme de nuevo entre amigas, y echando de menos tanto a las mías, eso es un regalo que no tiene precio.

Isla Negra me ha cautivado, me ha transportado al San jorge de mi niñez, el olor de los pinos, el aroma del mar, su violencia y el viento frío y persistente. La belleza de lo salvaje. Amado Pablo, tus casas hablan de tí, de tu evidente sensibilidad, de tu naturaleza intimista, soñadora, cercana, apegada a los recuerdos de tus numerosas colecciones. Tus amistades hablan de tu carácter social, también de tu ansia de conocer y de compartir. Deseo que hayas sido muy feliz en esas casas, con cada una de tus parejas. Parece que amabas intensamente (la única manera de amar si me preguntas), parece que necesitabas musas que te inspirasen, parece que Matilde fue especial. La naturaleza era importante para tí, viniendo del sur de Chile tus referentes eran mundos de naturaleza mágica, dificil encontrarla en otro sitio como allí. El mar te inspiró, te cautivó, tal como me cautiva a mí. Desearía tener algo cercano a la espuma de tu talento, quizás con trabajo y constancia sea eso posible. No digo no. Comparto tu amor al vino, y a la comida, y a las reuniones de amigos. Nos parecemos mucho en eso. Desearía algún día ser tan amada como tú amaste a Matilde, un amor así de intenso, de verdadero, de eterno. Me inspiras con tus casas a buscar una guarida mía, con una buena vista del mar, arropada de naturaleza, donde acoger a mis amigos, donde escribir, donde leer, donde amar y donde volver a mi mundo particular.

La Chascona (Santiago)

Isla Negra

La Sebastiana (Valparaíso)

Amigo poeta, escuchando música no dejo de pensar estos días en cómo el rap construye versos, en cómo poco o nada la gente sigue leyendo poesía. Quizás esta sea una nueva poesía, adaptada a los tiempos. Al igual que en tus tiempos la poesía denunciaba desigualdades, injusticias o declamaba amores, penas y guerras así lo hace el rap (el bueno) en todo el mundo y en todos los idiomas. Me emocionaron especialmente estos versos hechos canción, dando palabras a mis propias vivencias en esta aventura que vivo y dedicados en mi caso a mi misma, a esa dualidad entre la Maria que quería irse a vivir la aventura y la que tenía dudas antes de marcharse:

No me regalen mas libros, porque no los leo
Lo que he aprendido, es por que lo veo
Mientras más pasan los años me contradigo cuando pienso
El tiempo no me mueve, yo me muevo con el tiempo
Soy, las ganas de vivir, las ganas de cruzar
Las ganas de conocer lo que hay después del mar

Yo espero que mi boca nunca se calle
También espero que las turbinas de este avión nunca me fallen
No tengo todo calculado ni mi vida resuelta
Solo tengo una sonrisa y espero una de vuelta

Yo confío en el destino, y en la marejada
Yo no creo en la iglesia, pero creo en tu mirada
Tú eres el sol en mi cara cuando me levanta
Yo soy la vida que ya tengo, tu eres la vida que me falta
Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes
El equipaje, tu valija
La mochila con todos tus juguetes

Y, dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
Darle la vuelta al mundo
Darle la vuelta al mundo

La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina
Lo cambie por las estrellas y por huertos de harina
Me escape de la rutina para pilotear mi viaje
Por que el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje
Yo!, era un objeto esperando a ser ceniza
Un día decidí hacerle caso a la brisa
A irme resbalando detrás de tu camisa
No me convenció nadie, me convenció tu sonrisa

Y me fui tras de ti persiguiendo mi instinto
Si quieres cambio verdadero, pues, camina distinto
Voy a escaparme hasta la constelación más cercana
La suerte es mi oxigeno tus ojos son mi ventana
Quiero correr por siete lagos en un mismo día
Sentir encima de mis muslos el clima de tus nalgas frías
Llegar al tope de la tierra, abrazarme con las nubes
Sumergirme bajo el agua y ver como las burbujas suben

Y, dame la mano
Y vamos a darle la vuelta al mundo
Darle la vuelta al mundo
Darle la vuelta al mundo

Autores de la canción: Eduardo Cabra / Rene Perez para Calle 13

REPLY COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *