Viaje al Norte

Viaje al Norte

Travel

Sabía que las cosas cambiaban a partir de este viaje, que la Sudamérica nativa empezaba ahora. Eso me tenía ansiosa, impaciente, expectante. Y por mucho que lo esperase, la realidad siempre supera a nuestras expectativas.

El norte de Argentina es BRUTAL, la Quebrada de Humahuaca en Jujuy me tiene loca. El paisaje es como de otro planeta. Los colores en las montañas rocosas parecen sacados de una paleta de pantone otoño-invierno: infinitas variedades de marrones, ocres, arenas, rojizos. Esto sin hablar de las formas escarpadas, picudas, redondeadas, escalonadas … no hay duda, un artista vino aquí y lo moldeó para que se nos cayese la mandíbula al verlo. No hay otra manera. Estamos a 2500 mt del nivel del mar, creo que mi genética me ha dado un premio y me permite vivir y respirar en estas alturas sin acusar grandes efectos secundarios. Gracias ancestros.

 

 

 

 

Tilcara es mi base de operaciones, un pueblito muy antiguo y sólo un poco turístico. Mi hogar aquí es La Puesta, un hostel que lleva una pareja genial, un argentino llamado Juan y una croata llamada Sora. Sólo hace tres meses que lo han montado y el lugar tiene alma. Me siento muy cómoda allí, la música es de nota, el ambiente relajado, la vista a la quebrada espectacular. Desde allí me he ido de visita al Pucará donde están los restos arqueológicos de un gran asentamiento nativo, abandonado después de que mis queridos compatriotas lo saquearan y destruyeran obligando a los nativos a una vida diferente. De nuevo me siento avergonzada, ¿será que pasará esto en todo el mundo? Esto de sentirme avergonzada de lo que los españoles y europeos han sembrado a lo largo de los siglos en el mundo… Por favor viajad y conoced. En nuestra zona de confort no vemos la décima parte de la realidad.

Si hay una cosa que me ha asombrado de este viaje al norte de Argentina es el Hornocal, una maravilla de la naturaleza, un cuadro pintado por el mejor artista, un degradé de tonos que bien podría ser intencionado y resultaría en una obra de Arte. Imaginad una serie de montañas … esperad, creo que mejor lo veis con vuestros propios ojos. Este ha sido mi broche de cierre a la etapa en Argentina. No podía ser de otra forma.

 

 

Este país contiene 6 o 7 países diferentes en su interior. Imposible hacerse una idea sin explorar varios al menos. Lo mismo ocurre con la gente, son tan dispares, tan diversos entre sí que nos equivocamos estrepitosamente juzgando a todos con la misma vara. Si tenéis oportunidad no dejéis de conocerlo, y cuanto más dispares y menos turísticos los sitios mejor, buscadlos con alma.

Mi Amanecer favorito, en Chaltén viendo el Fitz Roy, después de que nos descubriese el día bebiendo y bailando.

 

Mi Atardecer favorito, en ruta viendo la estepa patagónica y las montañas mientras el sol se va a dormir y yo me quedo reflexionando sobre la vida, la mía claro.

 

 

La Receta, empanadas argentinas de Claudia.

1 kg de carne

1,5 kg de cebolla

3 huevos

1 paquete de aceitunas

Picar la cebolla, dorarla en la sartén. Hervir 3 huevos a parte. Añadir la carne picada a la cebolla cuando esté blanda. Cortamos aceitunas. Se añade ají molido, pimentón rojo, pimienta y sal en la carne. Mezclamos todo y rellenamos las empanadas añadiendo un poco de huevo en cada. Las montamos en las bases. Con el horno al máximo las cocinamos hasta que estén doradas.

El secreto de las empanadas es que estén jugosas, para eso es necesario dejar enfriar el relleno.

 

 

Superstición andina (noroeste argentino), la Pachamama. Pachamama en lengua Quechua se traduce como mundo o tierra y madre, la Madre Tierra, a la que hay que agasajar para obener de ella. El día del culto a la Pachamama, normalmente el 1 de Agosto, se entierran cigarrillos, vino, hojas de coca y demás. La intención es agasajarla para que ella devuelva el gesto con buenas cosechas, clima favorable, etc.

 

 

Pulsera de macramé hecha por artesanos del norte.

 

 

¿Qué me llevo de Argentina además de lo dicho? Naturaleza tan magnífica y diferente que ya se grabó a fuego en mi retina, asados con amigos, las mayores caminatas de montaña que hice hasta ahora, ver este país como una suma de muchas realidades imposibles de ver a primera vista y por ultimo un gran avance en mi aprendizaje sobre dejar fluir.

Sólo con lo que he visto hasta ahora del mundo os digo, tenemos un planeta MARAVILLOSO, salid a conocerlo. Y os encontraréis con gente inigualable, veréis la bondad en sus rostros, gente de alma generosa y sonrisa perpetua. Salid, salid, salid.

 

“Viajar es fatal para el prejuicio, la intolerancia y la estrechez de mente” (Mark Twain)

REPLY COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *