Life Style

Category Archives

¿Qué se siente viajando de nuevo? *** How does it feel, traveling again?

Life Style, Travel

Coger la mochila, poner lo realmente indispensable dentro y volver a viajar ligera, incluso más que antes si cabe. Tras 10 meses intensos de vuelta en Barcelona, volver a partir … Han sido meses de muchos cambios. Imagínate volver a tu ciudad con una mente diferente, unos ojos diferentes, un yo diferente. Empezar una nueva profesión, arrancar un nuevo estudio, construir un nuevo hogar, adaptarte a una vida que ya no es la misma, porque tú no lo eres. ¿Suficientes retos? Depende de cómo se mire. Todo cambia cuando te atreves a ser tú mismo.

La naturaleza humana es tremendamente complicada cuando está dominada por el ego. Quizás por ello es tan difícil vivir las relaciones actuales entre familia y amigos, llenas de históricos a veces comprometidos y viejas rencillas. Todo lo que evolucionamos se pierde en los roles donde nos encasillamos unos a otros, por defecto y sin remedio. Con nuevas personas somos más libres, partimos de una página en blanco donde crear otra historia. No entendemos que la evolución es inherente a las personas, que no somos estáticos, que todo y todos cambiamos cada día.

El viaje me descubrió mi alma salvaje y pura, me puso en contacto con ella. Y esa nueva relación conmigo misma sigue y seguirá más y más profunda.Este tiempo de ajuste entre mi nuevo yo y mi entorno ha requerido paciencia. Sin expectativas todo es un regalo. Nadie te debe nada y no le debes nada a nadie salvo respeto, que es otra forma de amor.

Volver a partir, aunque esta vez por un par de meses, me ha resultado tan sorprendentemente sencillo. Cargarme de nuevo la mochila a la espalda, hacer de la habitación de un hostal mi propio mundo, lavar mi ropa con el mismo olor a jabón que en el viaje previo, todo viene natural, como si hubiese sido ayer mi vuelta de Nepal como última parada.

Qué sensación de libertad! Intentadlo alguna vez, dejad todo e iros por unos días, semanas, meses, lo que podáis. Iros sin mucho equipaje, lo más ligeros posible, a un lugar desconocido. Abriros a la gente de ese lugar, abriros de verdad, desde la humildad y el respeto. Incluso siendo un lugar de vuestro propio país, poco importa. Eso sí, muy importante: id solos. Será una de las experiencias más reveladoras que podáis vivir.

Viajar solo es, para mí, como un pequeño virus que nunca te deja, necesitas hacerlo, aunque sea de vez en cuando. Disfrutar de tu propia soledad, wn un lugar alejado de esa zona de comfort que tanto nos atrae. Conocerte y conectar con partes de tí mismo que seguro no conoces todavía.
¿Te atreves? ¿A dónde irías?

***

Taking again my backpack, putting what is really essential inside and returning to travel lightly, even more than before if that’s possible. After 10 intense months after my return to Barcelona, start traveling again … They have been months of many changes. Imagine going back to your city with a different mind, different eyes, a different “you”. Starting a new profession, a new studio, building a new home. Also adapting to a life that is no longer the same, because you are not the same. Enough challenges? It depends on how you look at it. Everything unavoidably changes when you dare to be yourself.

Human nature is tremendously complicated when it is dominated by the ego. Perhaps this is why it is so difficult to live the current relationships between family and friends, full of sometimes compromised histories and old quarrels. Our evolution is lost in the roles where we pigeonholed each other, by default and without remedy. With new people we feel freer, we start from a blank page where we create another story. We do not understand that evolution is inherent to people, that we are not static, that everything and everyone changes every day.

The trip led me to discover my wild and pure soul, put me in contact with it. And that new relationship with myself continues and will continue deeper and deeper. This time of adjustment between my new self and my environment has required patience. Without expectations, everything is a gift. Nobody owes you anything and you owe nothing to anyone except respect, which is another form of love.

Going back to travel, although this time for a couple of months, has been so surprisingly simple. Carrying back the backpack, making the room of a hostel my own world, handwashing my clothes with the same soap as in the previous trip, everything comes naturally, as if it had been yesterday my return from Nepal.

What a feeling of freedom! Try it sometime, leave everything and go for a few days, weeks, months, whatever you can. Go without much luggage, as light as possible, to an unknown place. Open up to the people of that place, open yourselves truly, from humility and respect. Even if it is a place in your own country, it doesn’t matter. Of course, most important: go alone. It will be one of the most revealing experiences you can experience.

Traveling alone is, for me, like a small virus that never leaves you, you need to do it, even once in a while. Enjoy your own solitude, in a place away from that comfort zone that attracts us so much. It will get you to know you and connect with parts of yourself that you probably do not know yet.
Do you dare? Where would you go?

¿Y si me atrevo a cambiar de vida?

Life Style

 

Cuando internamente tomé la decisión de montar el taller esa no fue la única decisión que venía en el paquete. El cambio de vida era inherente a ello, previo de hecho. Empecé a hacer cálculos sobre cómo montarlo, con qué compaginarlo, en qué horarios … no era compatible con mi trabajo de entonces. No solamente por un tema de horarios, sino principalmente por la cantidad y tipo de energía que necesitaba para llevarlo a cabo. Era necesario un cambio de vida, de escenario y de prioridades (algo que internamente venía anhelando hace tiempo) y un tiempo de transición para tirar lastre, coger fuerzas y cambiar de energía antes de empezar el taller.

 

 

Por mi experiencia sé que la mejor manera de vaciar la mochila y conocerse a uno mismo es viajar y ahí se encendió una bombilla en mi cabeza. Mi mente voló hacia uno de mis sueños de infancia. En una carta que escribí con menos de 10 años confesaba que mi mayor sueño cuando fuese mayor sería dar la vuelta al mundo. Primera reacción: Es una locura. Segundo pensamiento: ¿Seguro?. Tercera y última conclusión: ¡Me voy!. Y todo tuvo sentido, como una de esas epifanías en la vida en la que las piezas de un puzzle encajan. Viajar era definitivamente la mejor elección en mi caso.

     “Vivimos en un planeta viajero que va dejando su rastro en el cielo, un lugar aparentemente desordenado, caótico, que han observado noche tras noche los ojos de muchos hombres deseosos de comprender el mundo en el que vivían.  

   Muchos de esos hombres, inteligentes y curiosos, advirtieron muy pronto que, en el viaje, en la contemplación de tierras y mares desconocidos, se encerraba buena parte de las claves que, al cabo, habrían de hacer nuestro mundo comprensible”

Bernardo Souvirón, Ulises y Tarteso (“Los Pasos Perdidos”)

 

Amigas/os, espontáneos que visitáis la página y el blog. Me voy a dar la vuelta al mundo en un año, y este blog será mi medio de comunicación con vosotros. En él os contaré paso a paso mi aventura con fotos, videos, impresiones y reflexiones. Al fin y al cabo el Arte de ser consiste en el Arte de vivir, ¿no?

Quien sabe si esta mi aventura os inspira en algún aspecto u os hace reflexionar y decidís, vosotros también, cambiar vuestra vida a vuestra manera.

 

Por muchos motivos este cambio no se dio cuando yo lo planee sino un año más tarde, y en realidad ahora veo que así tenía que ser. Como decía mi madre, “si está para ti no está para  nadie más”, lo que yo traduzco por “pacencia y confía”. Ella es quien me ha inspirado en este camino, incluso después de irse, y quien me seguirá inspirando y guiando. A ella va dedicado mi proyecto y mi viaje.